VESTIGIOS PREHISPÁNICOS EN LA REGIÓN DEL QUINDÍO

La guaquería ha tenido dos temporadas de éxito en el territorio de lo que hoy es Colombia: la primera fue en los años de inicio de la conquista hispánica en la Sierra Nevada de Santamaría y la segunda en la región de los quimbayas en la colonización antioqueña a mediados del siglo XIX en adelante.

Esta segunda oleada de exploraciones arqueológicas dejaron al descubierto vestigios prehispánicos que nos permiten conocer las comunidades que habitaron esta región de los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío: hallazgos de objetos de oro, cerámica y piedra, piezas óseas y algunas pequeñas muestras de tejidos que por el clima poco se conservaron, dan a conocer que la “cultura Quimbaya” se estableció luego de invadir el territorio y desalojar a los aborígenes Quindíos.

Las guacas muestran que los quimbayas eran excelentes orfebres, procesaban la cerámica y realizaban buenos tejidos, lo que se demuestra por la gran cantidad de volantes de uso utilizados para pintar las telas. El oro de los quimbayas era traído de otras zonas donde abundaba y cambiado por sal, tejidos y otros artículos de comercio.

Los Quindíos, los Pijaos, los Armas, Ansermas y otras tribus convivían y combatían en un amplio territorio que era a la vez corredor y paso de otras culturas que los influyeron en forma notable de norte a sur de América.

Los nativos del Quindío fueron exterminados por los conquistadores ibéricos y sus guerras intestinas entre caciques de origen caribe que practicaron el canibalismo, permaneciendo en la regíos desabitada por más de doscientos años y sólo tocada por algunos viajeros que recorrieron el camino del Quindío